Revista Buena Gente - Inicio Revista Buena Gente - Inicio
Comunidad Ediciones Anteriores
Quienes Somos Anunciantes
Revista Buena Gente - Inicio
Editorial
Primera Plana
Calendario de Actividades
Aprendiendo el Lenguaje
Festividades
¡Qué Pasa!
Hogar y Familia
Directo a la Salud
Diario Vivir
Gente de la Comunidad
Conozca sus Derechos
Asuntos Importantes
Negocios
Gente del Ambiente
Arte y Cultura
En la Cocina
Carcajadas
Deportes
» Directo a la Salud
Las enfermedades de transmisión sexual
Las infecciones urinarias se pueden prevenir
LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL
Por Edda Cotto-Rivera


Hay algunos temas que por más que se toquen siempre pueden causar un poco de rubor o de incomodidad para aquellos envueltos en la conversación. Para aquellos que reconocemos que la salud pública es importante el hablar de las enfermedades de transmisión sexual es más que una responsabilidad, es un deber.

Las enfermedades de transmisión sexual son aquellas causadas por un organismo (ya sea un virus, bacteria, parásito u hongo) que se transmiten de persona a persona principalmente por contacto sexual. Pueden ser dolorosas, irritantes, debilitantes, y hasta pueden causar la muerte. Se conocen más de 20 diferentes enfermedades de transmisión sexual.

De acuerdo al departamento de Salud, más de 13 millones de personas se infectan cada año en los Estados Unidos y más de 65 millones tienen una enfermedad de transmisión sexual incurable.

Es muy importante que aquellos que estemos activos sexualmente reconozcamos el riesgo y las consecuencias que estas enfermedades puedan tener para nosotros y para aquellos con quienes compartimos íntimamente.

La mayoría de ellas no son peligrosas y no producen síntomas. Es muy importante recordar que alguien que este infectado puede transmitir la enfermedad aún cuando no hayan síntomas; y usted es responsable de informar a su pareja sexual si hay la posibilidad de que haya contagio. De las cerca de 20 enfermedades sólo unas pocas se tienen que reportar a las autoridades, entre ellas, la sífilis, la gonorrea y el VIH-Sida. Algunos de los síntomas que si nos deben preocupar incluyen:
      Comezón alrededor de la vagina y flujo vaginal en las mujeres, o solamente esto último.
      Secreción del pene en los hombres
      Dolor durante las relaciones sexuales, al orinar y en el área pélvica o solamente en esta última.
      Dolor de garganta en las personas que tienen sexo oral
      Dolor en el ano en las personas que tienen sexo anal
      Llagas llamadas chancros (llagas rojas que no duelen) en el área genital, ano, lengua y en la garganta o solamente en esta última.
      Una erupción cutánea “rash" descamada en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.
      Orina de color oscuro, materia fecal de color claro y ojos y piel de color amarillento
      Pequeñas vesículas que se convierten en costras en el área genital
      Glándulas hinchadas, fiebre y dolores en el cuerpo
      Infecciones inusuales, fatiga inexplicable, sudores nocturnos y pérdida de peso.
      Verrugas de textura suave y del color de la piel alrededor del área genital
Algunas de estas enfermedades pueden causar ciertas complicaciones de fertilidad, y de reproducción; cáncer y hasta la muerte. Las enfermedades de transmisión sexual también pueden afectar a los infantes aún durante el embarazo, causando muerte fetal, ceguera y daño neurológico permanente.

Los que han adquirido una ETS (enfermedad de transmisión sexual) tienen más riesgo de contagiarse con el virus que causa el Sida. Si usted sospecha la presencia de alguna ETS debe hablar con su médico al respecto para buscar el tratamiento más adecuado para la enfermedad que le pueda estar aquejando.

La mejor manera de prevenir estas enfermedades es el mantenerse en una relación monogama con una pareja que no esté infectada. Es importante que las parejas hablen abiertamente sobre su conducta sexual y médica antes de tener relaciones íntimas.

Hay algunas conductas que se consideran más riesgosas que otras entre las cuales podemos mencionar las siguientes:
      Tener relaciones sexuales cuando hay lesiones que no se han curado.
      Tener relaciones sexuales que puedan dañar la cubierta mucosa del ano o de la vagina
      Relaciones sexuales sin el uso de condones
Ya que por lo regular los médicos no realizan exámenes rutinarios para detectar las enfermedades de transmisión sexual es muy importante que si usted o su pareja sospechan de la posibilidad de alguna de ellas, consulte con su médico o con el departamento de salud lo antes posible.


Ir arriba

LAS INFECCIONES URINARIAS SE PUEDEN PREVENIR
Las infecciones de orina son muy comunes en algunas mujeres. Afortunadamente hay manera de prevenirlas y evitar tener que visitar al doctor especialmente cuando se carece de seguro medico. Es por eso que queremos enfatizar en la prevención pues es la cura más económica para el bolsillo.
      Tome bastante agua - El agua ayuda a eliminar las bacterias que pueden causar infección antes que se aloje. Ocho vasos de 8 onzas diarios son recomendables.
      Tome Vitamina C - La vitamina C hace la orina más ácida lo cual previene el crecimiento de bacterias. Se recomiendan 1000 miligramos diarios.
      No se aguante los deseos de orinar. Vaya al baño cada 3 o 4 horas.
      Orine antes y después de las relaciones sexuales.
      Límpiese correctamente. Cuando vaya al baño siempre límpiese de adelante hacia atrás pues las bacterias que se alojan en la vagina y la vejiga siempre se originan en el recto.
      Use ropa interior de algodón. El algodón es una fibra natural que respira y la mantiene seca previniendo así el crecimiento de bacteria.
      Tome jugo de arándanos. El jugo de arándanos contiene ingredientes que impiden que la bacteria ataque la vejiga. Se recomienda un vaso de jugo de 8 onzas. También puede tomar tabletas de extracto de arándano. El arándano es conocido en ingles como cranberry y blueberry.
      No use duchas ni aerosoles vaginales, particularmente aquellos con esencia. Estos pueden irritar la uretra y hacerla susceptible a infección.
      Tome probióticos. Así como los antibióticos matan cualquier tipo de bacteria, los probióticos promueven el crecimiento de bacteria beneficiosa para el intestino estableciendo nuevamente la flora intestinal. Los probióticos se consumen en el yogurt o mediante píldoras nutricionales. Es buena idea tomar píldoras de probióticos cuando se toman antibióticos por alguna infección. Estas mantienen el balance de la flora intestinal.
      Evite ingerir alcohol y cafeína, estos se consideran irritantes para la vejiga.


Ir arriba